Le doy un mes para ver a Tute!

Le puedo permitir que el primer día, el 23 de octubre de 2008, usted no vaya a la muestra que va a hacer el dibujante TUTE en Rosario. Lo comprendo porque es cierto que no conviene ir el primer día. Excepto si uno pone la expectativa en el morfi, en el chupi o en las ocasionales charlas que se dan de parado y siempre para hablar mal de un tercero.

Le concedo, si quiere, que no vaya el segundo día o, le digo más, no vaya la primer semana. Está bien, no vaya. Pero si en el transcurso de la segunda semana de exposición del dibujante del diario La Nación usted no se acerca al Centro Cultural Bernardino Rivadavia, voy a empezar a pensar mal de usted. No le voy a mentir. A nadie le gusta que piensen mal de uno, así que usted se acercará hasta la calle San Martín esquina San Luis (allí donde dirige el señor Rafael Ielpi) en alguna de las dos semanas que le quedan. Pongámosle que no va por équis motivo. Se lo diré de otra manera: alguien que cae en la tercera semana de exposición de TUTE, hijo de Caloi y en cuyo DNI se puede leer el nombre Juan Martín Loiseau, ya no es alguien digno de mi confianza.

Esta bien, tal vez estoy exagerando. Yo seguiré confiando en usted. Pero no tiene, amigo, un cheque en blanco. No. Piense que sólo le queda una semana y usted sigue con sus pavadas diarias como si fuesen tan cruciales. No me embrome, hágase un rato. Es más, fíjese que hasta el diario La Capital tal vez ya se acordó del evento. Y ya se que en su página oficial no dice nada del evento. También se que en la página del Bernardino Rivadavia no se especifíca ni siquiera el horario de visitas. No importa, hay gente que es felíz trabajando así, mal, como empleados públicos que son. Les pagan para eso. Pero usted, caballero, no ponga más excusas.

Faltan dos días. Ahí está la obra de un gran artísta argentino de sólo 35 años, admirador de Fontanarrosa hasta la médula, y con variadas inquietudes que van desde la poesía hasta el cine y el teatro. Un tipo que tiene un blog muy activo y aún más lindo (aunque con un exceso de entradas en el home). Y usted sigue con sus quehaceres grises, es de no creer. Sí, sí, no espere cortesía. Es así.

Mañana se termina. Si en el més exácto que transcurrió desde el 23 de octubre hasta el 23 de noviembre usted no ha ido ya es su problema. Y sepa que esto lo hago sin fines de lucro. A mi me gusta TUTE y admiro su obra y, de alguna manera, lo estaba invitando a compartir algo conmigo. Pero ya fue. No, ya fue. Deje. Ahora no vaya.

Si vuelve le aviso.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cartelera, Subjetividades

Una respuesta a “Le doy un mes para ver a Tute!

  1. Buenas!! me alegro que te haya gustado el chiste. Me inspiré la otra vez que entré aca a tu blog, y de ahí pasé al de Tute jajaja. Esa pequeña historia del chiste, me pasó de verdad a los 9 años!! Una amiga me preguntó si creía en Dios y bueno, se ve que no la tenía muy clara jajaja. Mi vieja tb es docente, y tiene infinidad de anécdotas re copadas, es para escribir un blog aparte! Una que me encanta, es de un alumnito con síndrome de Dawn. Le preguntaron ¨qué es la libertad?? Y él respondió ¨ la felicidad es andar en bicicleta…comer helado…¨

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s