Archivo diario: Sábado 1 noviembre 2008

Facebook, Cloud Computing y nuestros derechos

La explosión Facebook en Argentina se produjo hace muy poco. Algunos no saben de qué se trata, otros no quieren saber de qué se trata, otros se limitan a un uso pasivo y algunos ya se crearon el habito de ingresar a su cuenta tal como lo hacen con el correo. Cómo sea, casi todos saben ya de su existencia. Lo que pocos saben, y que yo mencioné en otra entrada, son las serias controversias en torno a los derechos de los usuarios sobre contenido que ingresan en Facebook, ya sea de índole personal o de índole profesional.

En muchos países no sólo está instalado el debate respecto a esto, sino que además se intenta dar cabida a nuevas redes sociales sin fines lucrativos o no corporativas. Algo remoto pero posible.

Tal vez lo conozca de antes, de todas maneras le presento un término que vino para quedarse: Cloud Computing. Se denomina así al simple hecho de que nuestros datos, nuestras tareas, aplicaciones, relaciones y desarrollos estén “flotando” en una “nube” en Internet, lo cuál podría ser el futuro de los desarrollos basados en la red. Esto significa que habríamos dejado atrás las aplicaciones que instalamos en nuestro sistema operativo y pasaríamos a trabajar prioritariamente con software basados en Internet. Esto ya existe. Google Docs es un ejemplo claro de la web que, dicen, es la que se viene. Otro ejemplo claro, y hacía ahí apunto, es Facebook. Facebook es una “aplicación web” que enlaza a millones de personas en todo el mundo y permite que se desarrollen entre ellos relaciones personales y profesionales. Cloud Computing se resume en la idea de capitalizar ese potencial de la red social y aplicarlo a nuevas herramientas corporativas y a tareas profesionales.

Ahora bien, hasta allí todo parece genial: basta de programas que llenan nuestro disco duro, basta de enviar trabajos por e-mail, basta de pagar altísimas licencias de software, no más redes privadas que no responden o se caen. Sin embargo ya hay quienes afirman que esta nueva Internet que se vienen, podría ser una gran trampa.

Richard Stallman, de la Free Software Foundation y el proyecto GNU: “Una de las razones por las que no debes usar aplicaciones web para tus tareas de TI, es que pierdes el control. Tú debes estar en condiciones de realizar tus propias tareas en tu propio PC, en un programa amante de la libertad. Si usas un programa propiedad de un proveedor, o el servidor Web de otra persona, entonces quedas indefenso…el cloud computing es una trampa”.

Nota: Stallman habla de “tareas TI” y se refiere con esto a las Tecnologías de Informática: telecomunicaciones, telemática, los teléfonos celulares, la televisión, la radio, los periódicos digitales, faxes, dispositivos portátiles, etc

En cuanto a Facebook, que es donde empecé con todo esta entrada, me parece muy interesante lo publicado por El Caparazón (sobre todo pensando en esa posibilidad futura Cloud Computing) en relación a los derechos de los usuarios. Allí se hace referencia a una nota que repasa de manera clara algunos datos que todos deberíamos saber en cuanto a las Redes Sociales.

Estos serían los derechos de los usuarios de las web social, que por cierto, la mayoría de las redes sociales pero sobretodo Facebook en grado sumo, incumplen:

  • Propiedad de la propia información:
    • de nuestros perfiles.
    • de nuestra lista de contactos.
    • de los contenidos que creamos.
  • Control de si la información puede ser compartida y de en qué condiciones.
  • Libertad para permitir acceso permanente a nuestros datos por parte de sitios externos.

Los sitios que respeten estos derechos deberán:

  • Permitir a sus usuarios sindicar los datos de su perfil, su lista de contactos y los datos que comparten mediante el propio servicio, usando una URL permanente, APIs y formatos de Open data.
  • Permitir a sus usuarios sindicar sus propios flujos de actividad desde fuera del sitio.
  • Permitir a sus usuarios enlazar desde sus perfiles a identificadores externos y de forma pública.
  • Permitir a sus usuarios descubrir qué contactos están también en el sitio, usando los mismos identificadores externos hechos compatibles para la búsqueda desde dentro del propio sitio.

1 comentario

Archivado bajo Cosas Útiles, Techno

Justin Quinnell, haciendo cosas raras

Hoy por la mañana me crucé con una foto increíble en ALT1040. Lo raro es que el día anterior había descubierto una especie de galería del mismo autor. En fin, una más de esas fatalidades sin explicación aparente. Les cuento.

Justin Quinnell es un fotógrado extraño. Además de la foto en cuestión donde sencillamente se puede ver todo lo ocurrido en los seis meses entre el solsticio de invierno y el solsticio de verano, su verdadera “fama” llegó de la mano de una serie de fotos que llamó “MouthPiece” donde podemos ver el mundo desde las fauces mismas de su boca. Una rareza, no lo niegue. Hace poco más de un año, Quinnell subió las fotos a Photo Box Gallery y estas luego se convirtieron en un libro que puede comprarse an Amazon.

6 MESES. La fotografia muestra el recorrido del sol entre solsticios.

6 MESES. La fotografía muestra el recorrido del sol entre solsticios.

Hace minutos, buscando algo más sobre este tipo, encontré que en Haciendo Foco tenían una galería bastante completa y un artículo referido a las fotos dónde se detalla que “las fotografías fueron tomadas con lo que bautizó como Smile Cam, que no es más que una diminuta cámara estenopeica (una cámara sin objetivo, para nosotros mortales) con apertura manual o, si se lo prefiere, el tipo se puso la cámara en el fondo de la boca“. En definitiva, ellos son los expertos.

BAÑO. Atrapados en la boca de Quinnell, y en la ducha

BAÑO. Atrapados en la boca de Quinnell, y en la ducha

Sobre Quinnell, en su sitio puede leerse un confuso curriculum que detalla sus trabajos (profesionales, comunitarios y de ocio) pero no hay allí ningún detalle por el que un biógrafo mataría: fecha y lugar de nacimiento, lugar de residencia, etc. En otro sitio, se dice que es británico. Pero siendo la obra lo más importante para nosotros, les recomiendo darse una vuelta y ver sus otros trabajos como las Otras fotos pinhole o Slow Light (PDF), donde pueden verse varias fotos con una exposición a la luz de 6 meses en el cielo de Bristol (A mi padre, quien dejó 116 sonrisas en este proyecto antes de morir”, dice en el final).

Ayuditas: ¿Qué son las Fotos Pinhole? ¿Qué es una Cámara Estenopeica?

Deja un comentario

Archivado bajo Ineterenét, Mix

Cómo deberías estar sentado ahora

Las grandes empresas con muchos empleados, entre otras tantas perversidades, tienen la pretención de cuidarnos. No los culpo ya que lo hacen de la misma manera que nosotros podríamos cuidar nuestros electrodomésticos, siguiendo normas de uso y cuidados específicos que podrían, llegado el caso, evitar problemas con la garantía y, en el mejor de los casos, extender su vida útil. De la misma manera, una empresa grande (multinacional/nacional) cuida a sus empleados.

Por eso cuando tuve la suerte de trabajar en una no me extrañó que pusieran tanto recelo en la posición que adoptaba frente a la PC en mis horas de trabajo. La revisación médica había sido tan quisquillosa que en un momento pensé que terminarían por encontrarme alguna malformación en la columna vertebral o algo parecido. No ocurrió.

Un apartado: me acuerdo que cuando acabó la revisación médica (extracción de sangre incluida) me esperaba una pulposa promotora de MÁXIMA AFJP literalmente embutida en un traje de lycra que, gentil y oportuna, me regaló un caramelo ácido envuelto en un celofán de la administradora. Pregunta de actualidad: ¿Qué será de la vida de esas promotoras?.

Yo calculo que en el primer mes de trabajo la empresa invirtió unas 30 horas en instruirnos sobre cual era la posición física que debíamos adoptar frente a la PC. De hecho, hubo una suerte de “comando corrector de posiciones” que nos tenía a todos paranoicos (Ahí vienen“, nos decíamos) y obligándonos a corregir nuestras posiciones que, de a poco, iban cayendo en una languidez fofa.

Cuando tuve la suerte de dejar de trabajar en esa compañía, algunos tips se habían quedado conmigo. no los voy a enumerar. Entre ellos, la posición frente a la PC. Ahora, muchos años después, descubro que no ha quedado nada de eso. Cada vez me posiciono de manera más encorvada, con los pies hacia atrás, jugando, con la cabeza casi mirando al teclado que ciertamente está muy alto, casi al borde de la silla. Un desastre. Y como acumulo unas 12 horas/monitor por día (en promedio) lo más normal es que, por lo general, me duela la espalda y la cabeza.

No me culpo tampoco. Como dije más arriba las empresas nos cuidan de la misma manera en que nosotros “podríamos cuidar nuestros electrodomésticos“. Y, ciertamente, yo los cuido así. Mal. El DVD está roto hace 6 meses, la PC está literalmente abierta, la cafetera pierde agua y al televisor hay que aplicarle un golpe para que arranque.

Más allá de los detalles y estas reflexiones/confesiones de sábado al mediodía, les dejo la misma imágen que la empresa me hizo estudiar de memoria hace 9 años y que hoy encontré publicada en el Diario de Nunca Jamás.

3 comentarios

Archivado bajo Cosas Útiles, Subjetividades