Archivo diario: Martes 3 febrero 2009

Una rara alegría: 50 mil visitas en 5 meses

Primero quiero decir que no tengo mucha noción acerca de si el número es grande, pequeño o mediano. Lo único que se me viene a la cabeza es un estadio de fútbol. Eso, y no mucho más. Y también se me ocurre pensar que bajo ningún punto de vista empecé con el blog fantaseando con las visitas y esas cosas. Suceden y está bueno, pero no es parte de la fatalidad necesaria que tengo de escribir. Empecé porque me gusta escribir y porque tengo múltiples intereses cruzados y, la verdad, un blog es el soporte de ideal para los que, como yo, les gusta decir, contar, compartir y juntarse.

Y como dije en la primer entrada, también había en el principio de todo una apuesta personal para resolver asuntos relacionados a la constancia. Es decir, me sincero: todo lo abandono. Así que el blog también era eso; el desafío de no abandonar.

Como conté otras veces, y ya todos saben, un blog personal no es algo que deje dinero en mi cuenta bancaria (que no tengo) y muchas veces tuve la impresión de que estaba sumergido en una cruzada sin sentido que, finalmente, no daba cause siquiera a la siempre poco sana malformación de mi propio ego. Eso, y que la vanidad me conducía ciegamente por un camino que, Mariano, ya se cansaba de transitar.

Pero bueno, los peores días de estos meses fueron cuando el abandono parcial del blog ocurría por causas ajenas a mi voluntad: el trabajo. Sí, trabajo muchas horas para otras personas y otras cuantas para mí, para mis cosas y para pagar alquileres, impuestos y servicios. Y algunos placeres. Pero algo también hizo click cuando, en noviembre, sentí que no debía permitir que me arrebataran las ganas de escribir en mi propio blog. Y por eso seguí.

Por eso y porque, debo decirlo, muchos comentarios de las personas que visitan el blog me convencieron de que algo de todo esto tenía sentido.

Así que gracias a todas esas personas. Y confieso, esta entrada me da mucho pudor y dudé mucho antes de sentarme a escribirla. No la pensé y me senté y ya la estoy terminando. Y si me apuran no pienso volver a leerla.

No.

Gracias a todos los que pasaron alguna vez, gracias a los que pasan seguido, a los que se acercaron un poco más y comentan. Y un saludo grande a las personas que conocí, y a las que conocí un poco más gracias al blog. Gracielas!

8 comentarios

Archivado bajo Subjetividades