El sindrome de la portada pelotuda

Las portadas del diario Página/12 que resultaban simpáticas quedaron muy atrás. La mayoría en la etapa del gordo Lanata y algunas de finales de los noventa con los represores falsamente enfundados con ropa de presidiario. Más acá, algunos aciertos como Mendieta llorando la muerte de Fontanarrosa, ilustrada por el siempre excelente Daniel Paz. Y nada más. La mayoría de lo que queda es parte del síndrome de la portada pelotuda que Página/12 (sobre todo) y otros medios han forjado con singular esmero.

Este año, la primera vez que lo sentí fue con la muerte de Raúl Alfonsín. “Alfonsín ya es historia”, decía el título sobre un singular dibujo de Rep donde Alfonsín recorría la rayuela de su vida. Y me molestó porque, recuerdo, no esperaba otra cosa del diario que dejé de comprar hace más de 6 años. Sí, muchas veces molesta que ocurra lo que uno espera. Pero el chiste, el doble sentido, la ironía, el cinismo, el parafraséo, la parábola y la metáfora, nobles elementos a la hora de la redacción, en un momento se dejan a un lado. Porque el destinatario de esa gracia, un supuesto lector ¿jocoso? e ¿inteligente? no existe, y la gente que consume diarios no espera, un día después de la muerte de alguien trascendente, un chiste. Y no porque la muerte sea lo suficientemente solemne como para no hacerle una broma, no. Simplemente porque si bien la humorada es poner algo donde no corresponde, hacer un chiste de la tragedia reciente no es humor, es desprecio por el otro.

Pienso ahora en la familia de Alfonsín leyendo el titular “Alfonsín ya es historia” y siento vergüenza. O pienso en las víctimas de 19 y 20 de diciembre (los que murieron, los que sufrieron las muertes) leyendo que la frase “Espejito, espejito” ilustra la portada de Página/12 y me deprimo. O en los familiares de las víctimas del incendio en Cromagnón leyendo que el diairio tituló “Cenizas quedan” y me da asco. O más acá, se me ocurre pensar en Gabriel Dreyfus, padre de una de las víctimas de la reciente tragedía de Air France donde viajaban 216 personas, leyendo que un día después del accidente Página/12 tituló “Lost”, y me da odio. Y vergüenza ajena.

Pero tal vez yo me estoy poniendo quisquillozo con la edad.

6 comentarios

Archivado bajo Concepto & Diseño, Medios de Comunicación

6 Respuestas a “El sindrome de la portada pelotuda

  1. Paola

    es que cambió de target, no te molestés. Está mas cerca de diario popular cada día. Al menos Diario Popular es coherente.

  2. Mariano aca te dejo un videoque me gustaría que subas aca entra todo el mundo y estaría bueno que o divulges un abrazo http://www.fumarpaco.com.ar/kirchner/

    Gracias!!

  3. Lucas de los rios

    Marianitooo no caíste aún que a ciertos medios les interesa muy poco hacer cosas que valgan la pena?,
    Está todo tinellisado, el buen gusto hoy día no vende
    Y en cqmbio la estupidez cotiza en bolsa

  4. No estás quisquillozo Mariano, tenés toda la razón (o quizás yo también me esté poniendo quisquilloza jajaja). Pero hay cosas que sobrepasan el mal gusto. Ni siquiera el mal gusto, qué sería? la ética? Porque por ejemplo algo escatológico sería de mal gusto, pero esto es mucho peor. Ahora bien, cambiando ligeramente el ángulo de la información, recordé una frase de una película de woody Allen con respecto al humor que decía ¨si se dobla es gracioso, si se quiebra, no lo es…¨. Y ésto se quebró. Un abrazo!

  5. Marianita

    Hoy leí una noticia sobre esto y justo pensé… QUE RARO QUE NADIE HAYA HECHO UNA COMPARACIÓN CON LOST!… para que lo pensé!-…. Realmente da verguenza ajena!

  6. Zulema Cecilia

    Cito: “hacer un chiste de la tragedia reciente no es humor, es desprecio por el otro.” (TLOQV dixit)

    Defino: Hacer humor es poner una cosa donde no va.

    Pienso: Supongo que el mismo titular (“Lost”, “Alfonsín ya es historia”) en la Barcelona nos los hubiéramos bancado, y hasta quizás nos hubiéramos sonreído con culpa.
    Pero, claro, sería en la BCN, revista en la que los lectores sabemos que vale cualquier burrada, y nos bancamos notas ideológicamente de terror.
    Ahora bien, lo de Página/12 da a tío jovatón que se quiere hacer el copado, el pendejo, para ver si puede levantarse alguna minita diciendo boludeces.
    Perdón por el vocabulario.
    Saludo con alegría el nuevo diseño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s