Archivo de la etiqueta: personal

Alice Russell, un regalito emocionante

Un signo de estos tiempos, en mi vida particular digo, es que no me conmuevo fácilmente. Y no es que me haya vuelto una piedra, ni mucho menos. Simplemente me cuesta. Pero me cuesta en la misma medida en que me cuesta subir una escalera o cantar desprejuiciadamente por la calle. Es una condición inherente que ha llegado con los años y que, recurrentemente, atribuyo a los cambios constantes que someten a mi cabeza (y a la de todos en general, ¿no?). Por eso cuando pienso en años de “conmociónes” ligeras pero casi diarias no puedo más que saborear los años adolecentes, la juventud suave que, como un misterio, se va yendo entre las sombras. Me volví un incrédulo sensato, y eso atenta contra la conmoción. Es eso. Fin de la explicación.

Pero hoy cuando escuché por primera vez en mi vida a Alice Russell me conmoví. No lo puedo explicar porque esas cosas no se explican. Me conmoví como la primera vez que vi 2001: Odisea en el espacio o escuché The March of the black queen de Queen. Como la escena de la bolsa de American Beauty o la melodía de Quedándote o yéndote de Spinetta. Así. Eso no explica nada, pero es lo mejor que puedo decir al respecto.

Y como la emoción fuerte cuando es agradable debería compartirse, por principio y con sensatéz lúcida, hice esta entrada para compartirla. Ahora bien, usted puede seguir con su vida como si nada. Le aclaro.

Alice Russell

Alice Russell

Alice Russell es una cantante de Blues, Soul y Funk (o algo de eso) que nació en Inglaterra. Es jovencita y tiene apenas 4 discos. El primero es del año 2004. El último, Pop of Gold, del 2008, y salió a la calle el 24 de noviembre. Como cuesta un poco (y es ilegal) postear un disco para que, sencillamente, usted se lo lleve, armé un audio con 2 minutos 40 segundos que me gustaron particularmente. Si dispone de ese tiempo, lo invito a dar Play. Y le dejo un conmovido saludo.


4 comentarios

Archivado bajo Cosas Útiles

José Saramago, blogger a los 86 años

Dos veces estuve a punto de meterme en el cine a ver Ceguera, la adaptación al cine que hizo Fernando Meirelles de la novela de Saramago Ensayo sobre la ceguera. No lo hice. Arrugué, en una palabra. Las imágenes que me dejó el libro son tan truculentas que no creo que el cine me espante, sin embargo no quise verla. De hecho, brevemente, le recomiendo leer el libro. De paso.

Pero bien, dando vueltas por diarios de otras tierras (ejercicio saludable cada día domingo) me encontré con esta sorpresa en el diario español El País: José Saramago tiene su propio blog.

“¿Por qué? ¿Por disidencia?”, le pregunta Manuel Rivas. “Quizás es esa novedad de volver a empezar. Escribir sin ningún condicionamiento. Los medios te pagarían, claro está. Pero mira, ha ganado Obama, me felicito, y a continuación escribo un artículo en el que pido sin medias tintas el cierre de Guantánamo y el cese del bloqueo económico a Cuba. Y así, sobre lo que se me ocurre. En realidad, el sistema acaba por integrarte. En el fondo no eres más que una guinda en el pastel. Te toleran. Se ríen de ti. ¡Cosas de Saramago!

José Saramago, blogger con sus flamantes 86 años.

José Saramago, blogger con sus flamantes 86 años.

Es una rareza, convengamos. Saramago es grande de verdad. Digo, no es Jorge Bucay señora. Por eso leerlo en su propio blog, con su particular manera de estructurar frases, es una delicia reconfortante. Y mientras lo leo, no puedo evitar pensar en si el viejo Jorge Luis se hubiese animado a tener uno y si hubiese tenido voluntad de escribir de cara a la gente, sin red, jugando realmente. No digo ya el cascarrabias lúcido de Sábato que no se engancha con estas cosas (por cierto, ¿sabían que hay una versión on line del Informe sobre ciegos? Mmh.. jugoso!). Quién sabe. De seguro, Cortázar hubiese tenido el suyo. Don Julio, que se hubiese sentido tan a gusto en este universo de hipervínculos. Pero son fantasías.

Volviendo al blog, volviendo a esta extraña sensación de leer a Saramago en esa instancia entre pública e íntima que es un blog personal (no menos personal que un libro, pero infinitamente más espontáneo y, por añadidura, más cercano), el espacio tiene publicación en español y portugués, y se llama simplemente El Cuaderno de Saramago. Allí comenzó a escribir el 17 de septiembre de este 2008 publicando un viejo artículo suyo sobre la ciudad de su vida, Lisboa.

Un verdadero placer.

Les dejo una entrada que me gusto particularmente: “Intento ser, a mi manera, un estoico práctico, pero la indiferencia como condición de la felicidad nunca ha tenido lugar en mi vida, y si es cierto que busco obstinadamente el sosiego de espíritu, cierto es también que no me he liberado ni pretendo liberarme de las pasiones. Trato de habituarme sin excesivo dramatismo a la idea de que el cuerpo no solo es finible, sino que de cierto modo es ya, en cada momento, finito. ¿Qué importancia puede tener eso, si cada gesto, cada palabra, cada emoción son capaces de negar, también en cada momento, esa finitud? Verdaderamente me siento vivo, vivísimo, cuando, por una razón u otra, tengo que hablar de la muerte…

8 comentarios

Archivado bajo Ineterenét, Subjetividades

Estafa: Robo de crédito a celulares

Ayer a la tarde, cuando Arnet tenía el servicio caído, deambulé por media ciudad buscando un ciber que funcione. Anduve con el PEN Drive en la mano como 3 hs, metiéndolo y sacándolo de una docena de puertos USB. En uno de los cibers cuya conexión parecía tener una velocidad razonable, puse a enviar los archivos que un amigo (sí, Nacho Russo) necesitaba con urgencia desmedida. Mientras esperaba la transferencia, me quedé observando el comportamiento de una mujer que tenía a mi lado, en otra máquina.

Ella leía su Hotmail. Felíz. Había recibido un correo con un título tipo “multiplicá el crédito de tu celular”. Yo no llegaba a ver en detalle, pero se ve que algo interesante decía porque ésta mujer se acercaba a la pantalla como quien a caído atrapado por la fascinación. Después volví a mi máquina. En el escritorio de ésta PC en cuestión había algunas páginas webs guardadas, y algunos Power Points, y cerca de 4 accesos directos a Mis Documentos (sí, cuatro). Una de las páginas se llamaba así: “FWD Cómo saber si ella quiere estar contigo – Buzón – Correo Yahoo!.html“. En ese momento, como en tantos otros, moví la cabeza medio resignado a aceptar que la gente hace un uso mas bien estúpido de Internet. Torpe, ingenuo, inconciente, vulgar, atolondrado, inmaduro… bah, esas cosas que ya sabemos. Y no digo que yo sea un experto que le saca el jugo de la vida a la web, pero puedo jactarme de, por lo menos, eliminar esos correos desde el título.

Ahora que tuve un tiempito libre, me puse a leer en Internet acerca de éstas estafas y me encontré con cosas interesantes. Bueno, lo de “saber si ella quiere estar contigo” es una ganzada, no hay que explicarlo. Pero lo de “multiplicar el crédito” es más jodido. De hecho, escribo éste post para contarles sobre dos formas de estafar muy recurrentes:

Transferencia de crédito:

Te llega un correo que dice:Lo que ay (sí, un bruto) que hacer es mandar un SMS con un número que es el crédito que vos tengas, por ejemplo si tenés $15 mandás ” 15 ” al número XXXXXXXXXXX (que es el número de la base de datos que ay en la computadora de cargas de movistar) y ahí se confunde el sistema y por error te acreditan otros $15, cuando tenés $30 haces lo mismo y así, entendés? recordá que en el sms lo único que ay que escribir es el número del crédito que tengas en pesos (los centavos NO) por ejemplo ” 15 ” pero el 15 SOLO, y al número XXXXXXXXXXX

Secreto: Lo que estás haciendo es transferir a través del sistema de transferencia (944 en varios países) tu crédito ($15) al número del estafador (XXX-XX-X-XXXXXXX). Sencillo. Pero ojo, hay gente que cae. Los más adultos medio desconectados de las “nuevas tecnologías” y los más chicos, inocentemente.

Entregar el número de la tarjeta prepaga

Te llega el correo:este truco funciona para todas las empresas de celulares ( movistra, personal y cti) lo que deben hacer es: cuando compren una tarjeta de cualquier valor anoten en una hoja el numero al reves es decir ej: si el numero es 123456789 anoten 987654321 ( al reves del original). ese numero lo deven (otro bruto) mandar al numero de la central de comunicaciones que es : [el del estafador] pero el numero de la tarjeta tiene que estar entre corchetes ej: (987654321) ademas del nombre de la empresa que ustedes poseen ej: (987654321) movistar. al hacer todo esto en 15 minutos recibiran un sms en blnco eso quiere decir que ya pueden cargar su tarjeta y se les acreditara el doble

Secreto: Bueno, no hay mucho secreto. Le estamos entregando al estafador todos los datos. El número de la Tarjeta Prepaga y el nombre de la compañía. Es estúpido, pero no subestimen el poder de la inocencia o la avarícia.

Queda agregar que estas estafas no sólo pueden llegarle a uno por correo, sino que además hay páginas (foros sobretodo) donde el estafador las postéa o incluso quienes lo envían por SMS. Así que ojo. Y no le digo a usted, que es una persona inteligente, le digo para que, en la medida de lo posible, le avise a sus allegados más lelos. O bien para que deje de querer estafarnos. Lo descubrimos!.

8 comentarios

Archivado bajo Cosas Útiles

Constancia

Me jactaba hace años de una inexplicable falta “constancia” como para llevar adelante un blog. Tengo una cantidad difícil de calcular de blogs que han sifrido el abandono. Supongo que a muchos les habrá pasado, así que no siento la culpa del que abandona, sino más bien el remordimiento de quien no puede seguir adelante. Constancia, que le dicen.

Primer imágen de Google IMG

Constante: Primer imágen de Google IMG

Sin embargo, hace ya un tiempo largo que me empecé a enganchar haciendo post ( a veces varios por día ) en una página, y me he sorprendido por la cantidad de tiempo que pude perder en la elaboración de esos post, la cantidad de entradas que hice y, claro, la constancia que he tenido para hacerlo. De hecho, no he abandonado esa actividad por casi 9 meses, en los que llegué a los casi 300 post.

Por eso, y en vista de que, evidentemente, hay algo que he logrado superar, sin mayores vueltas me dije “dale, hacelo” y acá estoy. Espero no claudicar. El 18 de agosto de 2008, estoy felíz de empezar.

1 comentario

Archivado bajo Subjetividades